sábado, 6 de julio de 2013

CLUNY EN GONZALO DE BERCEO


Dedicamos un apartado de este capítulo a las menciones que sobre la orden de Cluny existen en la obra de nuestro autor, tema que presenta una excepcional importancia, si tenemos presente que muchos elementos de la mentalidad del clérigo riojano, como, por ejemplo, el interés por la liturgia de los difuntos y la preocupación por las ánimas del Purgatorio, provienen de esta reforma de la orden benedictina. 
Incluso, ya hemos visto cómo en Santo Domingo aparecen elementos que pueden vincular al monasterio de Silos a Cluny. Así, por ejemplo, la restauración que del convento de San Sebastián de Silos hace Fernando I, monarca que nombra abad al santo silense, que devuelve el esplendor perdido al monasterio haciendo posible que profesen muchos monjes. Fernando I instituirá un generoso censo a favor de Cluny de mil áureos anuales y, a su muerte, se celebrarían muchos sufragios por él en la abadía francesa1769 y en todas las casas de la Orden.
En la obra berceana vemos cómo Fernando I hará una donación de alimentos a Silos en un momento de gran hambre, e incluso el monarca insiste en que nunca los monjes de este monasterio pasarán necesidad 1770: "Nunqua mengua avredes segundo mi sentido, / nin combredes conducho que non sea condido". Incluso, se mantiene la tesis de que aquéllos que madrugan y llevan una vida tan dura no deben practicar un riguroso ayuno l771: "Los monges que madurgan a los gallos primeros, / trasayunar non pueden como los tercianeros".
Berceo compone una serie de versos que hacen referencias a Fernando I y a la reforma de Silos l772: "El reï don Fernando, de Dios sea amado, / .../ Fo luego a las primas la Orden reformada, / .../ El reï don Fernando, sea en paradiso". Incluso las fórmulas "de Dios sea amado", "sea en paradiso", podrían estar en conexión con los sufragios que se hicieron por el alma del monarca. Aunque también se podría estar realzando al rey castellano, y contrastando la bondad de él y del santo en contraposición con la maldad del monarca navarro García III.
No debemos olvidar que las relaciones de Cluny con los reyes navarros fueron buenas en tiempos de Sancho III el Mayor, quien conoció a Cluny a través de Oliba en el 1023, del duque de Aquitania y de los condes de Poitiers y Gascuña. Las relaciones de Odilón con García III fueron frías, aunque García fundó Santa María de Nájera1773, rasgo que lo honraría si no fuera porque Berceo nos lo coloca reclamando las riquezas de San Millán.
En Milagros se documentan dos pasajes que debemos citar. El primero hace referencia al hecho de que el romero de Santiago, una vez que ha concluido su peregrinación a Compostela decide entrar en Cluny y el abad, San Hugo, es quien escribe el episodio1774: "Desemparó el mundo, amigos e parientes, / metióse en Gruniego, vistió paños punientes. / Don Ugo, omne bueno, de Gruniego abbat, / varón religioso, de muy grand santidat, / contava est miraclo que cuntió en verdat; / metiólo en escripso, fizo grand onestat. / Guirald finó en orden, vida buena faciendo".
El texto nos habla de San Hugo. Bajo su mandato Cluny pasó de tener sesenta monjes a poseer trescientos. Reedificó la iglesia conventual, que era la culminación en esplendor y magnitud de la basílica románica1775. En esta mención de Hugo, Berceo lo que está es siguiendo fielmente su fuente1776: "Hugo, abbas cluniacensis eclesie, solet narrare de quodam fratre sui monasterii".
El último texto que vamos a citar es también de Milagros1777. Nuestro autor atribuye a un monje la fuente de un milagro, concretamente el del niño judío, dándonos el dato que ese monje estaba en el convento de Borges, aunque ahora está destinado en San Miguel de la Clusa: "Un monge la escripso, omne bien verdadero, / de Sant Migael era de la Clusa claustero, / era en es si tiempo en Borges ostalero". El dato sería del todo marginal, se están nombrando monasterios benedictinos, en cuya localización los autores no se ponen de acuerdo, pues San Miguel de la Clusa podría ser el de Bergerac en Dordogne, o el de Susa, en el Piamonte1778. Sin embargo, ¿por qué sabe Berceo que este Pedro fue hostalero en Borges si no está en su fuente? (La fuente sólo afirma: "In civitate Bituricensi, quam solet narrare quidam monachus Sancti Michaelis de Clausa, nomine Petrus, dicens se eo tempore illic fuisse")1779. ¿Se trata de una invención de nuestro autor, o tal vez ha habido una información oral porque son conventos vinculados a la misma orden ?

El mundo espiritual de Gonzalo de Berceo
Juan Antonio Ruiz Domínguez
-----------
friso
Fecha: segundo trimestre del siglo XII
Hecho en Cluny, Borgoña, Francia

No hay comentarios: